Seguidores

sala de chat

lunes, 23 de febrero de 2009

0 comentarios

http://www.wikio.es Digg del.icio.us Facebook Bitacoras.com Meneame Technorati Twitter Enlaces a esta entrada  

Create a Meebo Chat Room

El Espejo de la Melancolía.

1 comentarios

http://www.wikio.es Digg del.icio.us Facebook Bitacoras.com Meneame Technorati Twitter Enlaces a esta entrada  

El Espejo de la Melancolía.
Alejandra Pizarnik


...vivía delante de su gran espejo sombrío, el famoso espejo cuyo modelo había diseñado ella misma... tan confortable era, que presentaba unos salientes donde apoyar los brazos, pudiendo permanecer muchas horas frente a él sin fatigarse.

Podemos conjeturar que habiendo creído diseñar un espejo, Erzébet trazó los planos de su morada. Y ahora comprendemos por qué sólo la música más arrebatadoramente triste de su orquesta de gitanos o las riesgosas partidas de caza o el violento perfume de las hierbas mágicas en la cabaña de la hechicera o –sobre todo- los subsuelos anegados de sangre humana, pudieron alumbrar en los ojos de su perfecta cara algo a modo de mirada viviente. Porque nadie tiene más sed de tierra, de sangre y de sexualidad feroz que estas criaturas que habitan los fríos espejos.

Nunca pudieron aclararse los rumores acerca de la homosexualidad de la condesa, ignorándose si se trataba de una tendencia inconsciente o si, por el contrario, la aceptó con naturalidad, como un derecho más que le correspondía. En lo esencial, vivió sumida en un ámbito exclusivamente femenino. No hubo sino mujeres en sus noches de crímenes. Luego, algunos detalles son obviamente reveladores: por ejemplo, en la sala de torturas, en los momentos de máxima tensión, solía introducir ella misma un cirio ardiente en el sexo de la víctima. También hay testimonios que dicen de una lujuria menos solitaria. Una sirvienta aseguró en el proceso que una aristocrática y misteriosa dama vestida de mancebo visitaba a la condesa. En una ocasión las descubrió juntas, torturando a una muchacha. Pero se ignora si compartían otros placeres que los sádicos.

Continúo con el tema del espejo. Si bien no se trata de explicar a esta siniestra figura, es preciso detenerse en el hecho de que padecía del mal del siglo XVI: la melancolía.

Un color invariable rige al melancólico, su interior es un espacio de color de luto; nada pasa allí, nadie pasa. Es una escena sin decorados donde el yo inerte es asistido por el yo que sufre esa inercia. Este quisiera liberar al prisionero, pero cualquier tentativa fracasa como si hubiera fracasado Teseo si, además de ser él mismo, hubiese sido, también, el Minotauro, matarlo, entonces, habría exigido matarse.

Pero hay remedios fugitivos. Los placeres sexuales, por ejemplo, por un breve tiempo pueden borrar la silenciosa galería de ecos y de espejos que es el alma melancólica. Y más aún: hasta puede iluminar ese recinto enlutado y transformarlo en una suerte de cajita de música con figuras de vivos y alegres colores que danzan y cantan deliciosamente. Luego, cuando se acabe la cuerda, habrá que retornar a la inmovilidad y al silencio. La cajita de música no es un medio de comparación gratuita. Creo que la melancolía es, en suma, un problema musical: una disonancia, un ritmo trastornado. Mientras afuera todo sucede con un ritmo vertiginoso de cascada, adentro hay una lentitud exhausta de gota de agua cayendo de tanto en tanto.

De allí que ese afuera contemplado desde el adentro melancólico resulte absurdo e irreal y constituya “la farsa que todos tenemos que representar”. Pero por un instante –sea por una música salvaje, o alguna droga, o el acto sexual en su máxima violencia-. El ritmo lentísimo del melancólico no sólo llega a acordarse con el del mundo externo, sino que lo sobrepasa con una desmesura indeciblemente dichosa, y el yo vibra animado por energías delirante.

Al melancólico el tiempo se le manifiesta como suspensión del transcurrir –en verdad, hay que transcurrir, pero su lentitud evoca el crecimiento de las uñas de los muertos- que procede y continúa a la violencia fatalmente efímera. Entre dos silencios o dos muertes, la prodigiosa y fugaz velocidad, revestidas de variadas formas que van desde la inocente ebriedad a las perversiones sexuales y aun al crimen. Y pienso en Erzébet Báthory y en sus noches cuyo ritmo medían los gritos de las adolescentes.

El libro que comento en esta notas lleva un retrato de la condesa: la sombría y hermosa dama se parecen a la alegoría de la melancolía que muestran los viejos grabados. Quiero recordar, además, que en su época una melancólica significaba una poseída por el demonio.


Alejandra Pizarnik.

Relatos Góticos.

1 comentarios

http://www.wikio.es Digg del.icio.us Facebook Bitacoras.com Meneame Technorati Twitter Enlaces a esta entrada  

Alejandra Pizarnik.

El Espejo de la Melancolía (ensayo sobre Elizabeth Bathory)


Alejandro Dumas.
La Dama Negra.


Alexander Pushkin.

El Fabricante de Ataúdes.


Algernon Blackwood.

La Casa del Pasado.


Alphonse Daudet.

Las Hadas de Francia.


Ambrose Bierce.

El Guardián del Muerto.
El Hipnotizador.
La Cosa Maldita.
Visiones de la Noche.
Diccionario del diablo (primera parte).
Diccionario del Diablo (segunda parte).
Un Diagnóstico de Muerte.
Vampiro


Catherine Crowe.

El Crimen Invisible.


Charles Dickens.

Historia de duendes.


Charles Nodier.

El Vampiro Bondadoso.


Clark Ashton Smith.

Estatuas de la Noche.


Donatien Alphonse François de Sade.

El Aparecido.
El fingimiento feliz.


Edgar Allan Poe.

Berenice.
El Corazón Delator.
El Entierro Prematuro.
El Gato Negro.
El Retrato Oval.
La Máscara de la Muerte Roja.
La Sombra.
Ligeia.
Los hechos sobre el caso de E. Valdemar.
Manuscrito hallado en una botella.
William Wilson.


Edward Lucas White.

La Casa de las Pesadillas.


E. F. Benson.

El ahorcamiento de Alfred Wadham.
El cuerno del horror.
El jardinero.
La habitación de la torre.


Emanuel Swedenborg.

Un teólogo en la muerte.


Emilia Pardo Bazán.

Aire.
Berenice.
El Amor Asesinado.
El Conjuro.
El corazón Perdido.
El Espectro.
El Fantasma.
El Mausoleo.
La Aventura del Ángel.

La Resucitada.
Las armas del arcángel.
La sombra.
Mi suicidio.
Sor Aparición.
Vampiro.


E.T.A.Hoffman.

El hombre de arena.
El Sanctus.
Historia de Fantasmas.
Los elixires del diablo.
Vampirismo.

Eugene Field.

El Hombre Lobo.


Francis Marion Crawford.

Por la Sangre es la Vida.


Gertrude Atherton.

La Muerte y la Condesa.


Giovanni Boccaccio.

El Decameron.


Gustavo Adolfo Becquer.

El Gnomo.
El Miserere.
El Monte de las Ánimas.
La Rosa de Pasión.
Las hojas secas.
Maese Pérez, el Organista.


Guy de Maupassant.

Amor.
Confesiones de una mujer.

El Lobo.
La Muerta.
La Noche.


Henry Kuttner.

Las ratas del cementerio.


Henry James.

Otra vuelta de tuerca.


Horacio Quiroga.

El Almohadón de Plumas.
El Espectro.
El hombre muerto.
El Vampiro.


Howard Phillip Lovecraft.

Aire frío.
Arthur Jermyn.
Azathoth.
Celefais.
Dagón.
El Alquimista.
El Anciano Terrible.
El Árbol de la Colina.
El Caos Reptante.
El Clérigo Malvado.
El Modelo Pickman.
El Pantano de la Luna.
El Sabueso.
El Ser bajo la Luna.
En la Cripta.
La bestia en la cueva.


Infante Don Juan Manuel.

El Brujo Postergado.


Isidore Lucien Ducasse, conde de Lautréamont.

Cantos de Maldoror: canto primero.
Canto segundo.
Canto tercero.


Jeanne Marie Le Prince de Beaumont.

El Cuento de los Tres Deseos.


John Sheridan LeFanu.

El Fantasma y el Ensalmador.
Carmilla.


Julio Cortázar.

Continuidad de los parques.


Lord Byron.

El Entierro.


Lord Dunsany.

Bethmoora.
Caronte.
En el crepúsculo.
La caída de Babbulkund.
Los Fantasmas.
Por la Tierra Seca.
Solo entre Inmortales.


Margarita de Angulema.

El Clérigo Incestuoso.


Mary Elizabeth Braddon.

El Abrazo Frío.


Mary Wollstonecraft Shelley.

El Sueño.
La Prueba de Amor.


M.R.James.

El Libro del Cánon Alberico.
Ratas.


Oscar Wilde.

La Rosa y el Ruiseñor.


Rudyard Kipling.

La marca de la bestia.


Virginia Woolf.

La Casa Encantada.


Washington Irving.

La novia del espectro.


William Blake.

El Libro de Thel.
Proverbios del Infierno.


William Harrison Ainsworth.

La Novia del Espectro.